Propósitos

                                                                                  
Ser fiel a uno mismo no es fácil. Hay mucha gente manipulándonos en su propio interés. Gente carente de delicadeza que menosprecia nuestra inteligencia a sabiendas de que tirando un poco más de la cuerda, aunque sólo sea por la educación de la que carecen, claudicaremos y cederemos a sus pretensiones.
Mantener nuestro criterio, si no se quiere molestar o quedar mal con los interesados, resulta complicado en muchas ocasiones, sobre todo, si no somos de los que pasamos por la vida de puntillas. Sin embargo la indecencia de unos debe darnos la fuerza para defender nuestra postura. Una cosa es ceder, otra es negociar y otra dejarse manipular por miedo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario