Una mentira gordísima

Es tan gorda la mentira que nos cuentan cada día, que siento que el  monstruo de “Una mentira gordísima” se ha salido del libro y multiplicado por mil se ha hecho presente  en nuestras vidas. En el cuento infantil la trola hecha monstruo pesado se ha pegado al niño y no se despega de él. Pues así estamos todos, vivimos rodeados de una mentira horripilante que sale por las bocas de esos seres que nos lanzan, a todas horas, mil patrañas  a través de los medio, detrás de las cámaras, sentados en sus estrados, en los bancos o viajando de pueblo en pueblo. Ya está bien, hasta los niños saben que no hay que mentir.  Pero hay tantos mentirosos que ya no sabe uno si mandar al  monstruo a paseo o salirse del cuento.

(Una mentira gordísima de Marjorie W. Shamat)

1 comentario:

  1. Pero como las mentiras tienen las patas muy cortas seguro que no nos dejamos embaucar con tanto cuento... Era por seguir el hilo de tu historia que, por cierto, me ha encantado. Un saludo.

    ResponderEliminar