Me enseñaron

Me enseñaron que mentir era malo, también robar. Mas hacer lo último y después negarlo. Y peor no arrepentirse y seguir en ello. Me enseñaron que no tenía que fiarme de los mentirosos, que recelará de los que quisieran envolverme con sus halagos y que desconfiara de todos los que quisieran comprarme. Me aconsejaron cumplir con mis deberes ciudadanos y ser solidaria. Que siempre leyera hasta la letra pequeña cuando me extendieran un contrato, del tipo que fuera y que no me dejara comprar, insistieron,  no a cualquier precio, a ninguno. Menos mal que a mi edad sigo haciéndome preguntas, que no tengo certezas y que conozco el valor de los cuentos porque si no ¿Qué sería de mi? Si, menos mal que en este bosque de lobos hay otras criaturas. 


                                            

Caras de mil colores

Dibujo mil rostros y miradas por donde poder adentrarme en los secretos de la vida. Ponerme en el lugar de los que piensan diferente. Percibir los colores a través de sus retinas. Alcanzar a sentir lo que ellos sienten. Dibujo mil caras serias o felices, de todos los colores, para mirar el mundo desde todos los puntos de vista y siempre, cuando consigo identificarme con alguna, vuelve a aparecer tras la punta de mi lápiz otra cara con otra mirada y con otro color y entonces vuelvo a ponerme en el lugar de ella y por fin comprendo que todas son yo misma intentando comprender lo incomprensible. Pero no importa porque yo sé quién soy y no dejaré de pintar para respetar lo que tu eres. Seas quién seas.
                                                      

Vainicas y dobladillos

Recuerdo las tardes de verano cuando era niña. Mi abuelita y mi madre me enseñaban a coser vainicas, dobladillos, punto de cruz y yo, a regañadientes, aprendía que eso no lo quería para mi. Prefería entonces bañarme en la laguna o sentarme a leer en los escalones de la escalera, tan fresquita. Ellas se empeñaron en hacer de mi una mujer de mi casa y yo, una mujer independiente.  Durante el curso estudiaba, siempre me gustó aprender, además teniendo buenas notas podía negociar unas vacaciones mas a mi gusto.  Hoy me felicito porque he comprendido que lo uno no restaba de lo otro sino que se puede estudiar, se puede coser y podemos divertirnos bañándonos con las amigas. Ay aquellos veranos, ahora me permiten descansar cosiendo árboles con lápices de colores y divirtiéndome sin poner los pies en la calle. Todo es posible cuando has aprendido la lección, la que nos enseñan esas fantásticas maestras. 

                              

Familia

Hay momentos que hacen de la vida el lugar soñado y casi siempre sucede cuando percibes el amor a tu alrededor. Hay días en los que se van sumando sensaciones que ponen el corazón patas arribas, en los que sientes la suerte que tienes con tu familia. Hay días que son como mañanas de domingo y hoy mis padres también me han mirado como si aún fuera su niña, así que guardaré estas semanas junto al faro que alumbra la costa de los días que una parece ir a la deriva. Voy a guardar este comienzo de mayo y votaré por él, por los míos cuando llegue el momento, y me coronaré reina de mi casa porque no hay mayor triunfo que sentirse querida.
                                             

Ataduras

A veces no es fácil irse de un sitio, pueden atarte muchas cosas a él o creer que eres indispensable. El apego a lo material impide cortar lazos y salir volando. La seguridad del poder debe tener unas cuerdas fuertes para amarrar la soberbia y el orgullo y no permitir que nadie se atreva ni siquiera a soplar el nudo. Sin embargo nos vamos de esta vida sin más. Nada puede con esa partida inesperada y todo, absolutamente todo, deja de pertenecer al que se ha ido.
Me pregunto si los indignos, a los que no quiero ni referirme, no piensan nunca en que no hay cuerda que impida que su vida se vaya.  Para la muerte no existen paraísos donde esconderse.

                                                    

Semana pasada

Pasó Semana Santa, pasó Carnaval, pasó Navidad y seguimos sin gobierno. Supongo que después de estos días en los que unos habrán hecho paso de penitencia, otros tomado el sol, se habrán encontrado con la familia o con ellos mismos, supongo que, llegada la resurrección, se plantearán seriamente que ya ha llegado el momento de recobrar la vida. Vamos amigos, que no se diga que no valen ni para ponerse de acuerdo sobre lo que tienen entre manos: España o mejor, los españoles. Vamos despierten, salgan del sepulcro de la inacción y agarren la cruz, fueron ustedes los que eligieron ese compromiso, así que venga, ya han rezado bastante.

Palabras, palabras

Las palabras echan chispas en las  hemerotecas. Hoy se han escondido allí algunas muy gordas como "golpe". Si cuando una palabra de esta envergadura se une a otra de importancia como "estado", el resultado es explosivo. Hay otras que se las lleva el aire como "dialogar" que sumada a "partidos" no acaban de pegar, vamos que no dan ni para un gol. Y la que, en este mes, no entra ni a empujones en un centro de documentación es pueblo, de esta no se acuerda nadie.
Por cierto, financiación, caras y  duras  han saturado las carpetas. Ladrones e irresponsables se han salido de los archivadores y yo me he puesto una mordaza para que no se escapen las que se amontonan en mi garganta.