Conjuro tras conjuro 2


El virus coronado andaba un poco alborotado.
"Estas familias me están matando,
tanto cariño me está agotando- decía poniéndose verde.
Había llegado de la Conchinchina en plan "megaconjurado" y ahora lloriqueaba a baba tendida.
Mientras, desde casa, todo el mundo estaba feliz y contento,
resistiendo, sonriendo.
Hadabruja (yo, por supuesto), que también estaba en casa, preparó un hechizo que traería consecuencias al VC de la porra.
Para que el hechizo tuviera efecto todos tenían que leerlo en alto y al mismo tiempo (como hacemos en la biblio, con fuerza y hacia fuera) repetirlo tres veces, con mucha gracia y...  a la hora del cuento, las seis y cuarto, más o menos:

¡Corona virus, bicho corona!
Sal de mi vida en una hora.
Con mis cosquillas y carcajadas
Yo te conjuro ¡sal de mi casa!

¡Sal de mi vida muerto de risa!
Y no te olvides de tu camisaaaaaa.
Tris, tras (risas)

Dicho esto solo les tocaba esperar un poquito más. Así que ni colorín colorado, esto aún no ha terminado. Ni colorín colorete, pero acabará en tres periquetes.
Espero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario