Conjuro, tras conjuro 1

Buenos días de cuento, para los niños y niñas de la biblioteca.
<<Érase un mundo al que un conjuro había metido en sus casas. Todas las personas contrajeron un virus coronado ¡vaya cosa!
Ni colé, ni música, ni guarde, ni inglés.
Ni biblio, ni ludo, ni judo...por el fastidioso conjuro.
¿Qué hacer ?
Esa era la gran pregunta, y la respuesta, la respuesta  que en todas las casas se pusieron como locos a hacer manualidades, juegos en familia, recetas de cocina, etc, etc.
El virus comenzó a temblequearrrrr, como el esqueleto  del armario, ya sabéis, pero nadie sabía que esto estaba sucediendo, tan solo Hadabruja y Hadaacaramelada, vuestras bibliotecarias, habían descubierto el miedo del virus a las familias unidas. Así que ahí va el contraconjuro que prepararon para destruir, poquito a poco, al virus coronado:
Manos de madre,
Manos de padre
Manos arriba, saltan y brincan.
Manos de niño,
Manos de niñas
Junto a los padres bailan la conga por la cocina.
Todas las manos baten y pringan
Un buen bizcocho hechos de risas.
Abracadabra ni un virus quede en esta casa.
Abracadabra ni un virus quede en ninguna casa.
Dicen que poco a poco el mundo fue abriendo sus puertas.
Y colorín colorado este cuento todavía no ha acabado.>>

Seguirá


No hay comentarios:

Publicar un comentario